Albert Figueras (Barcelona, 1961) es médico, docente en la Universitat Autònoma y conferenciante por Latinoamérica. Además de obras de ficción en catalán, ha escrito los ensayos Pequeñas grandes cosas, Ubuntu y Pura felicidad. La próxima frontera es su último libro, en el cual responde a cuestiones vitales: «¿Qué nos hace humanos? ¿Cómo reaccionaremos a la visita de un robot?».

Existe la creencia de que somos débiles.

Todos nos enfrentamos a cosas desconocidas. A partir de aquí descubrimos o no. Es que también dependemos de los otros. De cómo nos relacionamos.

Hay que desmitificar el error.

Nos gusta acomodarnos en la que nos ha ido bien otras veces. ¿Y por qué probar?, puede decir. Una de la razones que hago este libro es para responder que puede salir bien para conocerte a ti mismo y conocer el mundo.

En cuanto a medicarnos, parece que todos sabemos.

Cuando me presento a los alumnos de Medicina, en la carrera de Farmacología, le digo: “Aquí os hablaré de medicamentos y, sobre todo, cómo y cuándo no utilizarlos”. Digo esto porque vivimos una época en la que parece que asociamos un síntoma a un medicamento.

Jugamos a ser médico.

No debería funcionar así. El proceso de enfermedad y también el de curación, depende de muchos factores, un tratamiento farmacológico es solo una parte.

¿Qué otros factores?

Estamos influenciados por la dieta, las emociones, por el entorno, por la polución… La cantidad de productos químicos que están comercializándose sin hacer un estudio previo de toxicidad. Está publicado. Y nos puede enfermar. Ampliar la mirada sería muy beneficioso.

Convivimos con tanto ruido que nos dispersamos.

Necesitamos conocer conceptos nuevos, que no hemos estudiado en la carreras tradicionales, y también hay quién se aprovecha y hace negocio.

Así es.

Y el desconocimiento es tan grande que la curación puede estar en muchas cosas. Es muy fácil tomarse algo para curarse y no pensar qué te está provocando la dolencia.

¿Las máquinas evitarán que miremos menos dentro de nosotros?

En una reunión se recordaba la medicina en los 40 y uno de los allí presentes dijo “es que dentro de unos años nos visitará en casa un robot”. ¿Cómo reaccionaríamos? Probablemente, tendrá menos errores que un humano pero está por ver el efecto placebo que aporta un médico al mirar y al tocar.

Cuesta creer que sí.

Hace unos años se hizo un experimento con un perro eléctrico, tipo robot, y se demostró que el humano acababa preocupándose. Estaba programado para que un día le doliera algo, otro día no hiciera caso…

Qué deshumanizado suena. ¿Tendrá el robot la capacidad de improvisar?

Es la gran duda. Y esto se ve con los puestos de trabajo. El robot no se pondrá enfermo. Se puede estropear.

¿Qué será de nosotros?

Henry Miller escribe en El Coloso de Marusi, en la época de la Segunda Guerra Mundial, que la gente se iba al Templo de Esculapio, que estaba perdido por una montaña. Y subraya Miller que, en realidad, el valor no era que en el Templo hubiera algo especial, sino todo el viaje para llegar al Templo.

¿El aprendizaje del camino?

Con el tiempo hay síntomas que se curan. Cuando vamos a la consulta y en la sala de espera vemos que hay títulos colgados, automáticamente pensamos: “Estoy en buenas manos”.

El efecto placebo.

Se han hecho experimentos con tres grupos de pacientes. A uno se le da medicamento de prueba, a otro un placebo y a otro no se le hace caso. Los resultados dictaminan que el que recibe el placebo reacciona mejor que el que no recibe atención.

Claro, ¿qué es curarse?

Podría preguntarse la medicina por cierto tratamientos, también gente abierta y tiempo. Porque la atención en los centros médicos requiere de más. Hay muchos factores, pero lo esencial, si quieres ir un poco más allá, es preguntarse: ¿Y si lo hago? Y probar.

Concienciar en las escuelas.

Y en las familias. Por ejemplo, nuestro hijo nos muestra un dibujo en el que el señor está volando y siempre habrá alguien que le diga: “Eso no se puede, esto está mal. Porque las personas no vuelan, ¿sabes?”. Este tipo de cosas nos limitan a la larga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here